Para que nuestro bronceado quede de forma natural debemos aplicarlo en las zonas donde el sol incide más en nuestro rostro: mejillas, puente de la nariz, barbilla y parte alta de la frente.

  1. Utiliza un bronceador mate para conseguir un acabado más realista y natural.
  2. Evita cualquier bronceador con un tono demasiado naranja.
  3. No olvides pasarlo levemente por el cuello para unificar.
  4. Usa un tono o como mucho dos más oscuros que el color natural de tu piel.
  5. Para que quede mejor integrado, utiliza dos brochas. Una para aplicar el producto y otra para pulir.
  6. Aplica capas finas con poco producto, así podrás aumentar la intensidad de forma gradual.

Bronceadores favoritos