Si quieres evitar la aparición de esos granitos que salen aparentemente sin motivo alguno es importante tomar una serie de hábitos y llevar a cabo una buena higiene.

  • Quizá el hábito más importante sea el de la limpieza. Desmaquilla la piel cada noche y limpia tu rostro mañana y noche. Es importante que laves tus manos antes de entrar en contacto con tu cara.
  • Reserva algunas toallas para usar únicamente en la cara.
  • ¡Limpia tus brochas a menudo!. Las brochas y pinceles son un gran foco de gérmenes. La falta de higiene y desinfección en las brochas puede provocar la proliferación de bacterias, siendo la causa de tus granitos e inflamación de la piel. Si quieres saber más sobre la limpieza de brochas y pinceles pincha aquí.
  • Cambia a menudo la funda de la almohada. Ahí quedan restos de suciedad, de maquillaje, sudor, etc.
  • Deshazte de todo el maquillaje que esté pasado de fecha y usa productos que mantengan su composición en buen estado.
  • Olvídate de apretar los granitos. Sólo conseguirás aumentar la inflamación, haciéndose aún más evidente, y en muchos casos crear pequeñas cicatrices en la zona.
  • Por supuesto, crea hábitos saludables como beber el agua suficiente, estar activo, y comer de la forma más saludable posible.

Si llevas a cabo estos consejos, no sólo evitarás la aparición de pequeños granitos, sino que tu piel se verá mucho más sana y bonita.